Diario de mi viaje a India en julio de 2009.

(para empezar se deberá leer desde abajo hacia arriba)


viernes, 28 de agosto de 2009

PUSHKAS



22 de julio de 2009. La tranquila Pushkar es una de las ciudades más antiguas de la India, y es un lugar esencial en la peregrinación de los hindúes. Aquí se encuentra el templo de Brahma, quién creen que fue el creador de Pushkas.

En su lago sagrado puede verse a peregrinos y lugareños bañarse y refrescarse en su agua, así como otro tipo de rituales. Una acuarela de colores se reflejaba en el agua debido a los coloridos sarees de las mujeres del lugar.

Por la orilla del lago se puede ver numerosas estatuillas de dioses como evidencia de los actos de culto que allí se celebran.

En las calle, como en casi toda la India en general, las vacas sagradas circulan sin rumbo fijo, sin dueño, por lo que algunos aprovechan para conseguir un poco de su sabrosa leche, sin olvidar de dar algo de comer a cambio.

Como anécdota, entre otras, fue el estupendo masaje de cabeza en una diminuta barbería. El barbero tenía un diario en el cual turistas de todo el mundo que han pasado por sus manos habían descrito sus sensaciones. Todo un documento de infinitas lenguas.

Otra anécdota fue cuando Coral, compró a tres niñas una hamburguesa para cada una. La hamburguesa era enorme, y apenas podían sostenerlas con sus manos. La felicidad en sus ojos reflejaban en los nuestros.

Pushkas es sin duda una localidad encantadora donde se pueden comprar diversos artículos.

Por la noche, un pasacalles nos sorprendió mientras nos disponíamos a cenar en la azotea de un restaurante. La niñas no dudaron en bajar y disfrutar de la música en la que se animaba a la gente a bailar. Son cosas que no pasan a menudo y hay que aprovechar los momentos.
martes, 18 de agosto de 2009

EL MASJID

La mezquita, el masjid, que está situada en los jardines junto al Taj Mahal. En la foto puede apreciarse sus hermosas cúpulas, siempre rodeadas de aves.

domingo, 16 de agosto de 2009

RAJASTHAN INCREIBLE

21 de julio de 2008. El estado de Rajasthan se extiende por el desierto del Thar hasta la frontera con Pakistan. Este lugar es muy conocido en toda la india, así como para los turistas. Nuestra primera parada es en la capital, Jaipur.

Jaipur es conocida como la ciudad rosa, debido a sus edificios rosados con la intención de imitar la arenisca. Por sus calles, cientos de coloridos bazares que ofrecen desde zapatos hasta collares o brazaletes de plata. También se hacen ver los innumerables sarees con infinidad de estampados, vestimenta tradicional para las mujeres en India.

Una de las más conocidas construcciones de la capital es el Hawa Mahal o Palacio de los Vientos, donde se encontraban numerosas mujeres destinadas al harem. La arquitectura Rajput de forma piramidal de este palacio hacía que las mujeres podían observar la vida cotidiana del exterior desde los hermosos balcones, y sin que pudieran ser vistas. No posee escaleras, por lo que se accede a los pisos superiores mediante rampas. Las corrientes de aire circulaba por el palacio de forma que siempre se encontraba fresco.

Se dice que el Rey era el único hombre que accedía a este palacio. Las mujeres le daban la bienvenida con un festín de aromáticos sabores y sobre todo danza.





viernes, 14 de agosto de 2009

FATEHPUR SIKRI

20 de julio de 2009. Otro de los mayores logros del emperador Akbar fue la construcción de la ciudad amurallada Fatehpur Sikri, aunque solo estuvo ocupada durante los siguientes 14 años desde su inauguración.

Su gran plaza interior, Jami Masjid, ocupada por los cientos de visitantes que llegan cada día lo hacen un lugar ideal para la venta de artesanía por medio de los lugareños. Portavelas de piedra esculpida con forma de elefante, cientos de postales con fotografías del lugar, libros que cuentan su historia, son muchos de los objetos con los que los niños pueden ganarse algunas rupias si logran convencer al visitante para que los adquiera.

Tan acostumbrados al turismo se encuentran los niños que algunos hablan, además del inglés, el castellano. Había un pequeño, muy diferente al resto, de unos 8 años de edad que, vestido con una camisa por dentro de sus pantalones, muy bien aseado y peinado, y con los ojos perfilados en color negro, que se acercó a mi para venderme algunos objetos que él portaba, y con su dulce voz me hablaba en un castellano casi perfecto. Era increíble hasta donde pueden llegar por la lucha por la supervivencia. Vivían del turismo, y aprender las diferentes lenguas era oxígeno para sus vidas.

Allí se encuentra la tumba del jeque Salim Chishti, decorada en mármol y con enormes ventanas de celosía.

A la salida de la plaza, en la izquierda, se puede acceder al conjunto de palacios, todo un espectáculo visual, donde una fuente rodeada de las diferentes casas, los tranquilos jardines que allí se encuentran hacen una estancia agradable.

Observé que unos de los palacios era más distinto aún que los otros, pues sus piedras rojizas estaban completamente esculpidas con decoraciones florales, inclusive sus numerosas columnas.

Otra, en cambio, destacaba por tener en el centro de la habitación una columna de gran capitel tallado en madera, todo un trabajo de artesanía.

Sin duda ante nosotros otro merecido reconocimiento como Patrimonio de la Humanidad, como muchos de los que hay actualmente en India.
















(Joven camionero junto a una de las numerosas decoraciones de su camión).
martes, 11 de agosto de 2009

RUMBO A AGRA

19 de julio de 2009. Tras madrugar, pusimos rumbo hacia Agra, en el estado de Uttar Pradesh. Agra es una ciudad muy visitada por los turistas debido a que en esta ciudad se encuentra el conisidísimo Taj Mahal y el Fuerte de Agra, ambos patrimonio de la humanidad.

El Fuerte de Agra, construido por el emperador Akbar entre los años 1565 al 1573, se trata de una gran fortaleza de piedra de arenisca roja, que contrasta con el cielo azul, y en cuyo interior se encuentran cuidados jardines y un conjunto de hermosos palacios con decoraciones en relieve y frescos que parecen salido de un cuento.


Es muy fácil encontrarse monos jugando o caminando por el borde de las murallas por el interior del fuerte, lo que ayudan a mejorar el encanto de este impresionante lugar.

También se encuentran familias de militares viviendo en este fuerte.

Desde uno de sus balcones, siguiendo el río Yamuna, junto a la orilla puede observarse el Taj Mahal en todo su esplendor.

El Taj Mahal fue construido por el emperador musulmán Shah Jahan, nieto del emperador Akbar, quién también mandó a construir palacios en el interior del Fuerte de Agra, en honor a su esposa, fallecida dando a luz a su 14º hijo.

Veintidós años tardaron en construirlo, y los materiales utilizados procedían de todo el mundo. El mármol blanco de Mekrana (Jaipur); el jaspe de Punjab; el jade de China; el lapizlazulí de Afganistan.

El reflejo de esta maravilla, entre las siete mejores del mundo, en la gran fuente situada frente a su entrada, parecía tratarse de un espejismo.




jueves, 6 de agosto de 2009

CONOCIENDO DELHI

18 de julio de 2009. Es un buen día para visitar algunos puntos de interés de esta gran ciudad, y a los pocos minutos de salir del hotel, mi camiseta empezaba a empaparse en sudor, como en días anteriores.

Negociamos de nuevo con otro conductor de Ottó, ya que era un medio de transporte rápido y económico. La idea era visitar Lal Qila o Fuerte Rojo, que se sitúa no muy lejos del Mahatma Gandhi Park, junto a la gran mezquita de Delhi, Jama Masjid.

Del Fuerte Rojo solo se puede visitar una pequeña porción, ya que actualmente allí viven personal del ejército con sus familias. Por ello, decidimos visitar la gran mezquita.

Como en toda mezquita o templo, el acceso a la misma se ha de hacer descalzado, y si se lleva pantalón corto o falda, ha de cubrirse las piernas con un pañuelo o similar.

La mezquita ofrecía un gran patio central con una fuente, a menudo rodeada por los fieles. Dos grandes torres, de infinitos escalones, colocadas a cada lado de la sala principal daban acceso a una vista aérea de Delhi y del extenso Fuerte Rojo. De la parte superior de la decorada sala principal de oración sobresalen tres grandes cúpulas de mármol blanco con remates de oro. Era sin duda otra maravilla más. (La fotografía fue captada en el exterior de la mezquita).

La arquitectura mongol se hacia notar en el Humayun Tomb. Un gran complejo declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Las zonas verdes situadas alrededor de la tumba de este emperador acompañada del sonido de la naturaleza, conseguían un agradable y tranquilo paseo. Por los carriles del parque se cruzaban una y otra vez diminutas y juguetonas ardillas que mantenían una pacífica convivencia con sus vecinas las palomas.

Dentro del complejo se encuentra un pequeño chiringuito de madera donde poder hidratarnos y descansar un rato.

Antes de abandonar el apacible lugar, diferentes personas trabajaban en el mantenimiento del complejo, y de ahí el magnifico estado que presentaba. Un grupo de mujeres se dedicaban a cortar el césped valiéndose sólo de un pequeño cuchillo; otro grupo de obreros trabajaban la piedra para la reparación de los edificios; etc.

Ya por la tarde, la boda de nuestra amiga Aarti. (Por motivos de intimidad he decidido no relatar nada referente a la boda).


miércoles, 5 de agosto de 2009

LLEGADA A LA INDIA

16 de julio de 2009. La aventura comenzó tras tocar suelo hindú en Delhi, pues era muy tarde, sobre las 00:30 aproximadamente, se notaba que el aire no era puro y, además de los 33º de esa noche, la cantidad de humo desprendida de la multitud de vehículos que circulaban lo hacían más fatigable, anulando toda posibilidad de encontrar una molécula de aire la cual saborear.

Un taxista esperaba nuestra llegada en el aeropuerto para poder trasladarnos al hotel donde nos hospedaríamos durante los primeros tres días.

El taxi más bien era una caja de zapatos con ruedas, provisto de numerosas decoraciones luminosas que parecía salido de una atracción de feria.

La gran velocidad a la que circulaba con ese pequeño habitáculo, evitando obstáculos de ruedas más grandes que la propia carrocería, no era razón de preocuparme, pues confiaba plenamente en su experiencia y, he de decir, que empecé a disfrutar de la aventura.

La mayor parte de los lugareños ya descansaban. Los que no tienen techo quedaban tendidos en la acera o en algún rincón de alguna obra urbanística en la cual trabajaba. No quedan libres las alumbradas paradas de autobuses, ya que su asiento metálico les parecía cómodo para pasar la noche.


17 de julio de 2009. A las seis de la mañana, la vida se hacia notar en el bazar donde se encontraba nuestro hotel, y eso fue lo que despertó.

Aunque no descansé lo suficiente, un ducha de agua fría ayudó a que me despejara en la totalidad y así poder involucrarme lo antes posible en la sociedad de la que estaba dispuesto a conocer.

Nada más salir del hotel, las vacas sagradas circulaban a su libre albedrío, los bazares estaban aún cerrados pero se hacían ver los repartidores de leche en sus bicicletas, los triciclos cargados con diversas hortalizas, huevos frescos y otros comestibles que suministraban a los hoteles y pequeños restaurantes, los puestos ambulantes de frutas empezaban a vender, conductores de los pequeños y típicos taxis de la india llamados Ottó ofrecían sus servicios.

Por un callejón, una pareja de niños nos dio la bienvenida con una demostración de malabares y flexibilidad. Mientras el chico tocaba un tamborín, la chica hacía piruetas sobre el asfalto. Era una forma de ganarse la vida sin incurrir en actos ilícitos, y me refiero a pequeños hurtos. Los recompensé con 100 rupias, dado que 67 rupias son 1 euro.

Un poco más tarde, delante de mi, la primera y única persona que vi durante todo el viaje con una enfermedad visible, y seguro que era grave. Este hombre presentaba en todo su cuerpo, incluido párpados y labios, una especie de berrugas, de diversos tamaños, que sobresalían de su piel. Es duro el sentir de esta persona, y seguro que desconoce la gravedad de la enfermedad que porta. (ver fotografía más abajo).

Una parada en un pequeño templo hinduista me sirvió para empezar a conocer los dioses a los que en esta tierra adoran. Es este templo, precisamente se encontraba el dios Krishna, muy adorado por los hindúes. Normalmente se representa de color azul, en varias ocasiones acompañado de su flauta, y con una pluma en la cabeza. También se le suele ver con su esposa Radha. En ambos lados de la escultura de Krishna, dos pequeñas figuras, una de ellas con la cara y el cuerpo de color negro, me hacían suponer que se trataba de los estados espirituales alcanzados por este dios, el moksha y el nirvana.

Frente al templo, el primer desayuno hindú en un pequeño local. Aquí probamos un choley bhaturey, que son unas tortas fritas que se mojan en una picante salsa de legumbres, y la conocida samosa, que son unos triángulos fritos, rellenos de una patata con especias picantes. Muy ricos ambos platos, aunque tuve que beber más agua de lo normal.

Tras solicitar los servicios de un Ottó, visitamos la Indian Gate, una puerta muy parecida al Arco del Triunfo de París, y el Rashtrapati Bhavan o Parlamento, donde se encuentra la casa del Presidente.

Más interesante fue visitar ese mismo día el Birla Temple, aunque no tenia acceso mi cámara fotográfica, por la que tuve que dejarla en una especie de taquilla. Es un templo hinduista bastante interesante y digno de ver. Presenta preciosas decoraciones y frescos de personajes y dioses, además de las siempre presentes representaciones de los dioses.


About Me

Mi foto
Oscar Cárdenas
Ver todo mi perfil

Seguidores

Search

Cargando...